961314308 info@centervet.es

Si estás embarazada o lo estás pensando y tienes GATO… es posible que te hayan dicho que te deshagas de tu gato por la TOXOPLASMOSIS pero, ¿qué debes hacer realmente?

 

 

 

La TOXOPLASMOSIS es una enfermedad producida por un parásito que vive dentro de las células, que afecta prácticamente a todas las especies de sangre caliente.

La infección por Toxoplama gondii es muy frecuente a nivel mundial, entre el 30-40% de la población mundial ha tenido contacto en algún momento con el parásito. Se presenta de distinto modo según el sistema inmunitario del individuo:

  • En personas inmunocompetentes puede pasar desapercibida como una gripe simple.
  • En personas inmunodeprimidas resulta más grave pudiendo ocasionar neumonía, miocarditis, meningitis o incluso la muerte.
  • En mujeres embarazadas no expuestas previamente al parásito, sobre todo durante el primer tercio de embarazo, la infección puede provocar abortos, muertes neonatales, importantes malformaciones congénitas y secuelas neurológicas graves en el feto.
  • En cambio, si la mujer ha sido infectada previamente al embarazo, poseerá anticuerpos, se los pasará al embrión y por tanto, no existe riesgo para él ante un segundo contacto de la madre con el parásito ya que la inmunidad maternal lo protegerá.

¿Qué papel juega el gato en la transmisión de la TOXOPLASMOSIS?

La TOXOPLASMOSIS en gatos es una enfermedad poco frecuente. Los gatos se infectan por distintos mecanismos:

  • Ingiriendo carne infectada poco cocinada
  • Ingiriendo carne infectada de presas cazadas en su hábitat
  • Bebiendo agua no controlada (macetas, ríos…) contaminada
  • Durante la gestación o la lactación
  • Mediante una transfusión de sangre proveniente de un gato con infección activa.

La principal medida preventiva por tanto para evitar la infección de tu gato, es alimentarlo con dieta comercial y evitar hábitos predadores. Cualquier otro alimento debe ser cocinado a altas temperaturas durante 10 minutos o congelarse a temperaturas inferiores a -20º C durante 2 días.

El gato puede resultar portador sin signos clínicos de enfermedad. Ocasionalmnete podemos ver fiebre o enfermedad ocular. Los que sí se ven afectados son los gatos inmunodepremidos y gatitos en los que podemos observar cuadros severos de neumonía, hepatitis, pancreatitis, encfalitis…

Los gatos infectados eliminan las formas infectivas con las heces diseminando el parásito por el ambiente por lo que es posible que tu ginecólogo te alerte sobre los posibles riesgos de tener un gato. Sin embargo, estas formas infectivas del parásito necesitan 1-5 días en al ambiente para ser infectantes por lo que es muy poco probable que te infectes por contacto con heces recientes de TU GATO.

Formas de infección por TOXOPLAMOSIS

Las personas tenemos distintas formas de infectarnos:

  • comiendo o manipulando carne cruda infectada o poco cocinada
  • comiendo verduras contaminadas sin lavar adecuadamente
  • bebiendo agua contaminada
  • ingiriendo lecha cruda de cabra infectada
  • por contacto con tierra contaminada durante las labores de jardinería
  • ingireindo directamente heces de gato en fase infectante (1-5 días posteliminación)

Es muy importante que sepas que la infección no se produce acariciando o tocando a tu gato. Eso sí, no es conveniente que le des besos y debes lavarte las manos después de limpiar su caja.

Medidas para evitar el contagio humano por Toxoplasmosis

Todas estas medidas son tanto para mujeres embarazadas como por cualquier otra persona:

  • comer la carne cocinada a altas temperaturas durante 10 minutos o congelarla durante 2 días a -20ºC y lavarse bien las manos después de manipularla
  • lavar adecuadamente las verduras siempre antes de consumirlas
  • beber sólo agua potable
  • ponerse guantes y lavarse bien las manos tras las labores de jardinería
  • limpiar la caja del gato diariamente con una paleta para ello, lavarse después las manos. En caso de que tengas que hacerlo tú estando embaraza, ponte además guantes y utiliza por ejemplo una mascarilla (extremando precauciones)
  • la desinfección de la caja del gato debería ser con agua hirviendo ya que las formas infectivas son resistentes a la mayoría de desinfectantes.

Se pueden realizar pruebas de sangre para determinar si un gato es seropositivo o seronegativo. Sin embargo, no indican si el gato está o no eliminando en ese momento las formas infectivas por lo que su realización está discutida. Además las medidas preventivas e higiénicas que debe tomar la mujer embarazada son siempre las mismas.

Las evidencias científicas disponibles en la actualidad demuestran que el contagio de toxoplasmosis de gatos a personas, incluidas mujeres gestantes y enfermos de SIDA, es altamente improbable siguiendo unas normas básicas de higiene. Los veterinarios de pequeños animales, que están en contacto físico frecuente con gatos incluso callejeros en mal estado, no presentan una mayor seroprevalencia que personas con otras profesiones.

Por lo tanto se considera completamente injustificado el abandono o rechazo de los gatos en caso de un embarazo en la familia, aunque éste sea el consejo de algunos médicos.

Beneficios del gato para el ser humano

Si a pesar de todo ésto, te sigues planteando deshacerte de tu gato porque tu ginecólogo te lo ha sugerido, son muchos los estudios que demuestran el beneficio que aportan los gatos para nuestra salud.

  • Acariciar a un gato y escuchar su ronroneo provoca dilatación de las arterias y de los vasos sanguíneos periféricos. Esto parece reducir la probabilidad de muerte por paro cardiaco y acelera la recuperación de personas sometidas a cirugía cardio-vascular.
  • Otros beneficios son psicológicos, la presencia de un gato consigue devolver la sonrisa a una persona deprimida, estimula el carácter social de un tímido, ayuda a relajarse y a controlar impulsos violentos, hace olvidar el dolor psicológico.
  • A los ancianos les hace sentirse más acompañados y les proporciona una rsponsabilidad, alguien de quien ocuparse. Esto les hace sentirse más necesitados, más útiles y les obliga a levantarse de la cama, preparar la comida, caminar…
  • Su amor siempre es incondicional resultando irrelevante si eres guapo o feo, alto o bajo, gordo o delgado… mejorando la autoestima.
  • La infancia entre mascotas desarrolla el sentido de la responsabilidad, el respeto a los demás… Estos niños serán más sociables cuando sean adultos. Además, la convivencia con gatos durante el primer año de vida proporciona al bebé un sistema inmunitario más fuerte, reduce la posibilidad de desarrollar alergias y asma y parece que necesitan menos antibióticos para curarse de las enfermedades típicas.

Si después de leer todo ésto aun tienes dudas… probablemente deberías buscar una casa a tu gato donde realmente lo quieran y vayan a cuidar de él como se merece…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies